¿Quién se queda con el ajuar doméstico en la separación o el divorcio?

Compartir:

El ajuar doméstico se asigna al cónyuge que queda en el uso de la vivienda familiar y a los menores que en ella habitan, siendo un derecho accesorio a la vivienda, pero no hace falta que esta accesoriedad sea respecto a la vivienda familiar, basta que sirva a su finalidad, es decir, sirva de protección a los menores para que tengan una vivienda digna.

Es decir aunque se conceda la guarda y custodia de los hijos, lo que conllevaría la atribución de uso de la vivienda familiar, el progenitor favorecido puede renunciar al uso y disfrute de la vivienda y decidir mantener el uso del ajuar familiar en la nueva vivienda a la que se mude.

¿Qué es el ajuar doméstico?

Casi todo el mundo tiene claro el concepto de ajuar doméstico que, sin ser esta una lista cerrada, lo conforma el mobiliario y los demás elementos utilizados para el desarrollo habitual y normal de una vida digna como podría  ser, entre otros, los utensilios de cocina, vajillas, electrodomésticos, mobiliario y elementos esenciales de comedor, dormitorios, baños, etc…; si bien quedarían excluidos los objetos personales y relacionados con la profesión u oficio del cónyuge que abandona la vivienda, los cuales tiene derecho a llevarse cuando abandona el domicilio familiar tras la ruptura o la atribución del uso al otro cónyuge tras un procedimiento judicial.

El ajuar doméstico suele ser motivo de controversia en cuanto a la valoración y existencia, sobre  todo cuando existen objetos de especial valor económico o sentimental.

¿Qué artículos regulan el ajuar doméstico?

No existe un artículo concreto en  Código civil que establezca el concepto de ajuar domestico o ajuar familiar, si bien se cita en algunos artículos como son:

El artículo  90.1 c) del Código Civil, cuando se refiere al convenio regulador: “c) La atribución del uso de la vivienda y ajuar familiar.”

El artículo 1320 del Código Civil: “Para disponer de los derechos sobre la vivienda habitual y los muebles de uso ordinario de la familia, aunque tales derechos pertenezcan a uno solo de los cónyuges, se requerirá el consentimiento de ambos o, en su caso, autorización judicial.”

El artículo 1321 Código Civil: ” las ropas, el mobiliario y enseres que constituyan el ajuar de la vivienda”.

¿Qué ocurre con el ajuar doméstico cuando se produce la separación o divorcio de los cónyuges?

Cuando se produce la ruptura de la pareja uno de los asuntos que más controversia genera, junto con la custodia de los hijos, es la atribución del uso de la vivienda familiar y el mobiliario y ajuar doméstico que en ella existe, que deberá ser tenido en cuenta a efectos de la posterior liquidación del patrimonio ganancial de los cónyuges.

La atribución del uso y disfrute de la vivienda familiar y ajuar doméstico implica que uno de los cónyuges sale del domicilio sin tener disposición ni uso, siendo lo más frecuente, cuando los hijos son pequeños, que transcurra un periodo de tiempo largo hasta que se puede proceder a la liquidación de los bienes comunes. Durante este tiempo no es infrecuente que el ajuar doméstico se deteriore, se sustituya o incluso desaparezca, sin más, lo cual dificulta el inventario y valoración entre el momento de la ruptura y el de su liquidación.

¿Es necesario valorar el ajuar doméstico?

La ruptura de la pareja supone una montaña rusa de sentimiento y dudas que, a veces , llevan a tomar decisiones precipitadas no regulando adecuadamente las cosas, lo que genera más de un problema en el futuro, por ello es importante proceder a valorar el ajuar familiar cuando se produce la ruptura.

Si existe acuerdo:

  • Se puede hacer un inventario y proceder a valorar individualizadamente cada uno de los elementos que lo conforman, a cuyo fin, los cónyuges se pueden auxiliar de peritos si fuera necesario.
  • Si la valoración se quiere hacer de forma conjunta, lo habitual es que se tome el 3% del valor del inmueble para calcular el valor del ajuar, como así lo establece el impuesto de sucesiones. Esta solución no sería la más deseable si existen objetos de extraordinario valor.

Ante el desacuerdo de la pareja para valorar o inventariar el ajuar doméstico, mi consejo es que antes de abandonar la vivienda se efectúe un reportaje que bien puede ser un video o fotografías de todo el mobiliario y enseres de la vivienda familiar, a fin de dejar constancia de todo lo existente para el supuesto de que, en un futuro, existiera controversia o se negara su existencia, ayudando a realizar una mejor valoración en caso de discrepancia al momento de la liquidación.

¿Cuál es el momento adecuado para valorar el ajuar doméstico?

La valoración del ajuar doméstico ha de realizarse al momento de la ruptura no de la liquidación, dado que con el paso del tiempo y con el uso se produce la inevitable depreciación y desgaste. Esa depreciación puede ser funcional o física, siendo  uno aspecto importante a la hora de obtener el valor real de los enseres.

Noticias relacionadas

Comentarios

¡Tu opinión es importante para nosotros! Comparte tus comentarios y experiencias aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
1
💬 ¿Necesitas ayuda?
Ana I. Rodríguez Abogados
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?